26 de junio de 2013

HAPPENING FILOSOFICO 3: "CONFRONTACION DE LA SOMBRA"

Nos ponemos al día finalizando los comentarios de los encuentros del 2012, pensando en el primer happening del 2013. En el año 2012 nos propusimos explorar el tema de la Sombra, y este tercer encuentro nos situó en la reflexión de la importancia de asumirla, enfrentarla e integrarla. Tomamos como disparador el mito de Persefone, y fuimos recreando en cada estación del relato los momentos importantes de este proceso. Quisieramos compartir algunas reflexiones del libro que utilizamos como referencia para todos estos encuentros, y que está citado en la entrada anterior. Cada uno de estos fragmentos nos ofrece herramientas para comprender la importancia de esta tarea y encararla con firmeza y coraje. RECUPERAR LA SOMBRA El trabajo con la sombra -un término acuñado para referimos al esfuerzo constante por desarrollar una relación creativa con la sombra- nos permite: •Aumentar el autoconocimiento y, en consecuencia, aceptamos de una manera más completa. •Encauzar adecuadamente las emociones negativas que irrumpen inesperadamente en nuestra vida cotidiana. •Liberamos de la culpa y la vergüenza asociadas a nuestros sentimientos y acciones negativas. •Reconocer las proyecciones que tiñen de continuo nuestra opinión de los demás. •Sanar nuestras relaciones mediante la observación sincera de nosotros mísmos y la comunicación directa. . Y utilizar la imaginación creativa -vía sueños, pintura, escritura y rituales -para hacernos cargo de nuestro yo alienado. LA CURACION DE LA SOMBRA Amarse a uno mismo no es una tarea nada sencilla porque eso significa amar todo lo que hay en nosotros, hasta la misma sombra que nos hace sentir inferiores y socialmente inaceptables. Es por ello que la atención que prestamos a nuestras facetas más abyectas forma parte del proceso de curación. Pero cuidar de la sombra, en ocasiones, no significa más que asumir Para amar a la sombra es necesario aprender a llevarla con nosotros. Pero con eso no basta ya que también debemos tomar conciencia de la paradoja de esta locura que compartimos con el resto de los seres humanos. Sólo entonces podremos aceptar, caminar e incluso alimentarnos de lo que hayamos rechazado. Por otra parte, el simple amor puede llevarnos a una identificación con la sombra que termine convirtiéndonos en sus víctimas. Es por ello que no debemos menospreciar la dimensión ética del trabajo con la sombra. LA UTILIDAD DE LO INUTIL Los alquimistas, por ejemplo, concedían una importancia fundamental a la obtención de la materia prima, a la substancia inicial del proceso de transformación. Esta materia prima, sin embargo, era descrita como veneno, orina o excremento, una materia inútil, despreciable y peligrosa. Mindell compara este trabajo con la obra alquímica que también se inicia con una substancia impura e incompleta que debe ser transformada. Este «cuerpo impuro» -o materia prima - son los dolores, los trastornos y las molestias cotidianas que deben ser transformadas alquímicamente hasta que revelen su verdadero significado. Este proceso consiste en concentrarse en lo que ocurre focalizando en ello toda nuestra atención para amplificarlo. Hay muchas personas que no viven su propia vida y que lo desconocen todo sobre su verdadera naturaleza. Estas personas hacen auténticos esfuerzos para «adaptarse», para no llevar nunca la contraria y cumplir exactamente lo que las opiniones, las normas, las reglas y los convencionalismos del entorno consideran «adecuado». Esas personas son esclavas del «qué dirán», de «lo que hacen los demás», etcétera. Para alcanzar la plenitud debemos liberarnos del poder del psiquismo colectivo y del entorno que nos rodea y estar dispuestos a parecer inútiles o imbéciles. Como dijo Chuang Tzu: Sólo el hombre perfecto puede trascender los límites de lo humano sin retirarse, no obstante, del mundo; vivir de acuerdo a la humanidad y, sin embargo, no sufrir por ello. El hombre perfecto no aprende nada de las enseñanzas del mundo y conserva su propia independencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada